No permitas que lo que no puedas hacer interfiera en lo que eres capaz de hacer. John Wooden

Periódico ABC

Última Hora
  1. Con cierto retraso histórico, hoy se inaugura en el Grand Palais de París la primera gran retrospectiva francesa consagrada a Doménikos Theotokópoulos (1541-1614), El Greco, una de las fuentes bautismales de la modernidad artística. Francia descubrió esa obra descomunal a principios del siglo XIX, por las mismas fechas y siguiendo las mismas «vías» de Velázquez y Goya: los viajes a España y el Museo del Prado de Théophile Gautier y Edouard Manet, la legendaria exposición de pintura española en una galería del Louvre, culminando con las páginas esenciales de Baudelaire. En su día, Goya y Velázquez fueron estudiados, expuestos y «glorificados» desde París en los términos correspondientes. El Greco todavía fue expuesto ocasionalmente y fue saludado con el inmenso respeto correspondiente por Marcel Proust, Maurice Barrès (autor de un ensayo de referencia) y Jean Cocteau, entre otros. Había crecido, sin embargo, década tras década, un atronador silencio «administrativo»: París, Francia, sus museos nacionales, nunca sintieron la necesidad de rendir el gran homenaje indispensable, en un museo nacional. Misión cumplida. En un ensayo que sirve de introducción, Guillaume Kientz, comisario de la exposición del Grand Palais, deja constancia del tardío «descubrimiento»: «Ciento once años después de la primera presentación de un puñado de obras del maestro, en el parisino Salón de Otoño, presentamos esta retrospectiva. Ya era hora de reparar la injusticia, consagrándole la gran exposición que merecía y merece». Amén. Más de un centenar de obras de museos europeos y americanos ofrecen una perspectiva a todas luces excepcional, que los especialistas podrán matizar, como corresponda, y el gran público cosmopolita podrá descubrir con entusiasmo. ¿Se ha dicho todo sobre El Greco? ¿Queda algo por descubrir por el genio turbador? En Madrid, mientras rodaba «Mr. Arkadin», Orson Welles llevaba a su hija al Prado y a Toledo para descubrirle España, diciéndole: «¿Qué más puede pedir un hombre para ser feliz?» Los exégetas franceses que glosan la retrospectiva del Grand Palais prefieren «descubrir» en El Greco una de las fuentes de la modernidad: «inspirador» de Picasso, admirado por Eisenstein (en las fuentes bautismales del cine), fuente inagotable para numerosas escuelas pictóricas (el fauvismo), matriz de «revoluciones» de diversa naturaleza… Picasso llegaba a «ver» un Greco cubista. Y sus exégetas subrayan su «huellas» en «Las Señoritas de Aviñón». Varios estudiosos insisten en la «influencia» en Cézanne. En un ensayo de referencia, al filo de la retrospectiva parisina, Alexis Merle du Bourg, comenta: «Recordando a… Soutine, Chagall, Derain, Modigliani, Kokoschka, Beckmann, Bacon, Giacometti o Pollock, entre tantos otros, la relación de los grandes artistas que se inspiraban en El Greco sería interminable, recordándonos un dato irrefutable: el arte del maestro de Toledo es una de las fuerzas más influyentes de la historia del arte moderno». Con Velázquez, Goya, etcétera. «Nunca es tarde, si la dicha es buena», pues. París entona un «mea culpa» con gran estilo. Queda lo esencial. Velázquez y Goya recibieron, en su día, los homenajes correspondientes, instalados en el pedestal que es el suyo. El Greco forma parte de la misma y colosal alfaguara pictórica, reciamente española y cosmopolita, a un tiempo. Marcel Proust instaló una obra legendaria, «El entierro del conde de Orgaz», en una perspectiva única, desde donde se oteaban inmensos horizontes, por descubrir. Ese es el paisaje celeste que continuamos descubriendo, encantados.
  2. No solo de megaexposiciones viven los museos. Hay proyectos más pequeños, de gabinete, centrados en las propias colecciones de las pinacotecas, que en ocasiones resultan tanto o más interesantes que aquéllas, por curiosas, atractivas, desconocidas o sorprendentes. Es el caso que nos ocupa, que forma parte de la celebración del bicentenario del Prado: una exquisita muestra centrada en las cartillas de dibujo de los siglos XVII al XIX. Pero, ¿qué son las cartillas de dibujo, también conocidas como cartillas de principios? Son libros con estampas utilizados como material pedagógico en el aprendizaje del dibujo tanto en talleres de artistas como en academias o casas de particulares, especialmente de jóvenes aristócratas. Atrás quedaban los métodos tradicionales en la enseñanza del dibujo: obras facilitadas por el maestro, vaciados en yeso o la copia directa del natural. Estas cartillas surgen en la Italia del XVII y, dado su éxito, muy pronto se expanden por toda Europa. Su finalidad era triple: enseñar a los alumnos a dibujar, ganar dinero con ellas y difundir la fama del artista. El problema es que, al ser una herramienta de trabajo, no se le daba validez artística y, debido a su uso, no se solían conservar. Si lo hacían, no se hallaban en muy buenas condiciones. Es, por tanto, un material didáctico muy poco conocido; en ocasiones, se trata de obras únicas o de gran rareza. El historiador del arte Ernst H. Gombrich puso fin al desprecio de la historiografía por estas cartillas; en 1956 las rescató de un olvido de siglos. Olvido del que tampoco se salvó el Prado. Hasta 2003, tan solo contaba con una de esas cartillas de dibujo. Hoy son 181 las que se hallan entre los 150.000 volúmenes de su biblioteca, gracias a adquisiciones y donaciones de importantes legados: Madrazo, José María Cervelló y el escultor y académico de Bellas Artes Juan Bordes. Procedente de esta última colección entraron en el Prado 162 cartillas. Ese material de referencia ha sido catalogado, investigado, digitalizado (en el futuro estará en la biblioteca digital del Prado) y ahora se le dedica una exposición en la sala D del Edificio Jerónimos, comisariada por José Manuel Matilla y María Luisa Cuenca. Se muestra, hasta el 2 de febrero de 2020, un centenar de obras, no sólo del Prado (de sus fondos procede el 60% de lo expuesto), sino también de museos e instituciones (la Biblioteca Nacional de Francia, en París; la Galería Albertina de Viena, el British Museum de Londres; la Academia de Bellas Artes de San Fernando, Patrimonio Nacional, la Biblioteca Nacional...) y colecciones privadas. Además, se ha publicado un catálogo razonado, coeditado con el Centro de Estudios Europa Hispánica. Explica Matilla que, en un principio, se pensó exponer solo las cartillas españolas, pero finalmente se optó por extender el proyecto a toda Europa: «Decidimos abrir el campo al patrimonio europeo. Existe una cultura común europea: todos aprenden a dibujar de la misma manera». Las cartillas, que por lo general tienen poco texto (son libros de imágenes) se exhiben en una pequeña sala, más iluminada de lo habitual, cuyo montaje evoca el taller de un artista. Se han eliminado las cartelas: el visitante dispondrá de un librito con los textos explicativos sobre las obras. CSI Madrid Los dibujos se centraban en el cuerpo humano. Pero en estas cartillas el cuerpo se fragmentaba, como si hubiera sido diseccionado por un forense o un asesino en serie. Lo primero que aprendían a dibujar eran las distintas partes del rostro. De lo más sencillo, a lo más complejo: ojos, boca, nariz... Después, brazos, manos, piernas y pies, torso... hasta acabar dibujando la figura completa. Era una época en la que aún no se hablaba de copyright, derechos de autor, plagios o apropiación indebida. Todo lo contrario, el fin de las estampas que figuraban en estas cartillas era ser copiadas, una y otra vez. Entre los artistas presentes en las cartillas, nombres como Durero, Rubens, los Carracci, Guercino, Le Brun, Ribera, Matías de Irala o Pedro de Villafranca, autor de la primera cartilla de dibujo española. Eso sí, no se cumple la cuota femenina. Tan solo hay una cartilla hecha por una mujer: María del Carmen Saiz. Deuda que el Prado saldará con creces en su próxima exposición. Dentro de una semana el museo exhibe, cara a cara, la obra de dos grandes pintoras: Sofonisba Anguissola y Lavinia Fontana. La exposición está comisariada por una conservadora del museo: Leticia Ruiz. Nouveaux Principes de dessein Et diferents Caracters des Passions d’Apres C. le Brun, Paris: Poilly rue S. jacques à l’Image S. Benoist, [h. 1740] CHARLES LE BRUN (1619-1690) Frontispicio, 11 estampas (buril) Madrid, MNP, Biblioteca, Bord/161 / - MUSEO DEL PRADO La expresión de las pasiones del alma de Le Brun, origen de los emoticonos Hace 400 años nacía el artista francés Charles Le Brun. En 1668 impartió una conferencia sobre la expresión de las pasiones del alma, pero fue diez años más tarde cuando el ministro Colbert vio en la Academia Real de París una serie de dibujos de Le Brun sobre este tema y le animó a pasarlos a grabado, debido a su utilidad para el dibujo. Se llevó a cabo, póstumamente, por diferentes artistas y se difundieron por toda Europa. Las estampas –incluyen cada una seis rostros muy esquemáticos con sus respectivos sentimientos escritos bajo ellos– tuvieron un gran éxito, aunque también muchas críticas. Según José Manuel Matilla, los célebres emoticonos del WhatsApp se basan en este sistema expresivo de sentimientos (alegría, tristeza, admiración...) Através de una imagen se consigue transmitir un estado de ánimo. Ya estaba inventado hace cuatro siglos.
  3. Teddy Bautista (Las Palmas, 1943) lo ha sido todo en la SGAE: el presidente que la llevó a sus días de gloria, hasta convertirla en una de las grandes (la séptima del mundo); el ambicioso gestor que quiso forjar desde la entidad un imperio económico y teatral, y también figura como responsable del principio del desmoronamiento en 2011. Ha sido el árbol caído del que todos hicieron astillas cuando la Audiencia Nacional decidió tomar cartas en los problemas de gestión que se detectaron. Nueve años después no se ha celebrado el juicio y él defiende su palpable tranquilidad: «Es la convicción del inocente». Pero el mundo no paró, especialmente para la entidad. Todo en la SGAE está peor. La crisis se agravó con el asalto al poder de la trama de la «rueda de las TV» y varias asambleas fallidas y presidencias que han llevado a la entidad a entrar en barrena. El pasado mes de julio, Bautista, el hombre más experimentado para bien y para mal en la casa, volvió a la Junta Directiva (JD). Llegó en el peor momento de la historia de la SGAE, expulsada de la internacional de entidades, Cisac, y enfangada en una refriega continua contra el Ministerio de Cultura, contra los autores que critican a la actual presidenta, Pilar Jurado... Teddy participó en cuatro reuniones y no pudo más. Dimitió. Para él no hay arreglo si no se provoca una catarsis: el Ministerio deberá suspender la licencia a la entidad. Él intentó tender puentes con su vuelta: propuso estatutos de consenso, elecciones y gestión experta, transparente. En la nueva derrota de sus «buenas intenciones» un halo shakespeariano le rodea, algo entre Rey Lear y Coriolano, mientras habla con su acento isleño de aquellos lejanos y de estos amargos tiempos de la SGAE en los que ya ni la lucidez parece suficiente. -¿Por qué volvió? -Me lo sugirieron autores como Alejandro Sanz, José María Cano o Alberto Cortez, autores importantes. La SGAE es una empresa que factura 300 millones y tiene casi quinientos empleados. No se puede jugar con eso. -Muchos le criticaron por regresar. -El grupo sujeto a la disciplina de las editoriales de las cadenas se puso en contra. Entre otras cosas porque tu periódico dijo el día anterior a las elecciones que igual iba a arrasar. -Alguien lo dijo. Le tenían miedo. ¿Qué sintió al llegar a la Junta, la primera impresión? -Podía recurrir a Gustavo Adolfo Bécquer, pero le diré que entré allí nada contento. No sentí ninguna emoción, francamente. Dije: entro para ver si puedo tender puentes. Porque el colegio de Pequeño Derecho (PD) estaba fragmentado, dividido en dos. Les dije que la condición sine quae non era que PD respondiera a un eje común de intereses generales, no particulares. El futuro de la SGAE depende de que los colegios sean conscientes de que lo que tiene que haber es un diálogo. -A la JD se la acusa de falta de crítica. -Allí no se presenta ya ningún documento, ningún acta de las reuniones anteriores, ni se comparte información crítica con los miembros de la JD, que es el órgano superior. -¿Domesticada, sin crítica? -Sí hay crítica, pero no en lo importante. Es más un cúmulo de rencillas personales latentes, de mucho tiempo atrás. -No imaginaba que sería la mejor de las cuatro reuniones. Vaya deterioro. -En efecto. Yo voté a Pilar Jurado en las elecciones. Tenía confianza en que ella tenía interés genuino en buscar cómo arreglar los problemas. Desde el primer día veo que faltaban los papeles, observo con sorpresa que el director financiero no participa en la JD. Y que mi colegio consagra su partición. Tenía materia para reflexionar, pero no me dio tiempo. -¿Por qué? -Porque la siguiente JD se produce a primeros de septiembre. -No dejan de reunirse y todo va peor. -He asistido a cuatro Juntas de las que tres eran extraordinarias. El jueves pasado dimití. Seguía faltando el director financiero a pesar de que se toman decisiones económicas de calado. Y no teníamos ninguna de las actas desde julio para aprobarlas. -¿Tuvo la impresión de una entidad sitiada? -Si el Ministerio es un enemigo de la SGAE. Si la Cisac, las multinacionales, los autores que han mostrado su decisión de irse, si todos son enemigos de la SGAE; si la SGAE está rodeada de enemigos se lo tendrá que hacer mirar. Enemigos tenemos todos, pero esto… -El núcleo de confianza de la Presidencia se reduce. ¿Eso es grave? -En el cuadro directivo aparecen personas que estaban en la Junta, electos. El Ministerio mandó un requerimiento ordenando que no se tocase el organigrama. Pues el jueves pasado, cuando llego, me encuentro a dos personas con cartelitos de «responsable del back office» y del «front office». Esos nombramientos solo podía aprobarlos la JD. Allí ni se había propuesto. -Y dimitió. -Nada más empezar. Dije: con todos los respetos para la autora y la cantante [Pilar Jurado], a usted le faltan los conocimientos y la experiencia para dirigir una empresa tan importante, un barco que está en medio de una tormenta y debe llevar a buen puerto. Y veo que no se incorpora al director financiero mientras se toman decisiones de orden económico y no se aprueban actas y por ello no se consolidan las decisiones... -¿Eso por qué? ¿Acaso la presidencia se beneficia por ese retraso? -Evidentemente, es un espacio de falta de transparencia. Por eso les dije que mi presencia allí era inútil. Pedí que todo esto fuera incluido en las actas. A saber cuándo se aprueban. No quiero que nadie asocie mi dimisión al conflicto de Pequeño Derecho. Pero no puedo hacer más de lo que he hecho. Me siento una estatua de piedra y me voy. Entonces me pasaron a la firma las dietas. Me negué a firmar, porque yo me iba. -Pero sigue siendo socio de la SGAE. -Sí, lo sigo siendo. Por el momento no creo que exista una alternativa. -¿La habrá? -Con el tiempo sí. -¿La hará algún autor? Hace años se oía que Alejandro Sanz… -Alejandro, con la reforma de la ley de EE.UU. y de la UE, se hará de Ascap para Norteamérica, de Sadaic para Latinoamérica, de Sacem, la francesa, para Europa, o de PRS. Y para España, de SGAE. -¿Ese futuro de pérdida de repertorios y facturación es el de la SGAE? -Si el más importante de los tuyos señala el camino de salida imagina cuánta gente va a seguirle. -¿Y cómo ve lo que el Ministerio hace? -El ministro ha dicho en varias ocasiones de forma poco meditada que una solución podría ser que una sociedad extranjera se instale en España. Yo no me imagino a ningún ministro de Cultura europeo diciendo algo parecido. Hasta las repúblicas bálticas tienen sus propias entidades. Su importancia es que velan por el cluster cultural. La industria cultural es más importante que la del automóvil. -Visto que el barco está en una tormenta, ¿cómo vé lo que va a ocurrir en enero con la salida de autores? -Le tengo más miedo a las retiradas de los repertorios internacionales. El primer aviso llegó de la PRS, que es el segundo más importante. ¿Va a venir Elton John o U2 y la SGAE no va a poder cobrar esos derechos? ¿Tampoco por la radiodifusión de las canciones de los Beatles? La fuga de autores la temo menos porque se va a modular. Puede que el 1 de enero se retiren algunas cartas. Es reversible. Y puede que reformulen su retirada. Si sienten maltratado su repertorio en televisión que retiren la gestión televisiva. No en el resto de los campos porque es un tiro en el pie. No hay alternativa en España a la SGAE. El 30% de lo que recauda procede del usuario común, decenas de miles de hoteles, discotecas, bares, gimnasios, comercios, boleras, grandes almacenes... En eso no hay competencia aún. Para sustituir esa red harán falta años. -¿No le da pena asistir a todo esto? -Es muy difícil entender que no haya un movimiento de inteligencia colectiva en el corpus autoral para que la sociedad se conduzca dentro de los límites legales porque estos son favorables. En 120 años la SGAE ha hecho evolucionar sus sistemas. No puede ser que haya una involución. Llega al 2020 en una situación de incertidumbre, con la recaudación bajando. -¿Ve responsabilidades en la Junta Directiva sobre lo que está pasando? -Pilar Jurado es primus inter pares, entre iguales, y el resto de junteros son responsables solidarios de sus errores. No podemos olvidar que hay una Ley Orgánica de Asociaciones que establece que los que se sientan en los órganos de gobierno somos responsables con nuestro patrimonio de las decisiones que incurren en causa penal o son constitutivas de delito. También dije esto al dimitir y espero que conste en acta. No entiendo que mis compañeros no se hagan cargo de este riesgo que corren. Yo no voy a hacerme responsable de decisiones que desconozco. Pero sí sé que la recaudación de la SGAE caerá de los 300 a los 200 millones este año. -¿Cree que llegará a intervenir la SGAE el Ministerio de Cultura? -No va a intervenir. ¡Si yo se lo pedí en 2011 para aclara todas las cuentas y no lo hicieron! No lo harán ahora. Sí creo que puede hacer el Ministerio es considerar la conveniencia de una suspensión temporal de la licencia. Una medida que lanza un mensaje directo a los socios: oiga, la suspensión temporal se convertirá en permanente si no cumple... -¿Qué ventaja tiene la suspensión? -A la SGAE le obliga a hacer acuse de recibo. Le permite operar pero si alguien no le paga ya no se pueden utilizar los recursos de la ley para actuar. Obligaría a reorganizarse. Ese sería el único mensaje que no pueden ignorar. -Pero el Ministerio lo ha hecho todo por vía judicial... con poco éxito. -Eso es un error, obviamente. Y es poco eficaz. Los plazos de la justicia, hasta que se consolida son demasiado largos. -¿Cómo reactivar el diálogo para los estatutos con la que hay montada? -Deben recoger todas las sensibilidades de los distintos estamentos. Convocaría la SGAE pero participan todos: las multinacionales, los sectores discrepantes, las editoras de los medios y todo el que acredite representación. Esos estatutos tenderán puentes o sanarán heridas. Y actuaría el nuevo tope legal del 20% a la recaudación por retorno. -Y la SGAE volvería al mercado -Que está cambiando. Acaba de aprobarse en EE.UU. el Mechanical Licensing Collective (MLC) que es el futuro de la gestión en el mundo digital, al que se adhieren todas las sociedades. ¿Crees que SGAE lo ha pedido? En SGAE no se sabe ni lo que es el MLC. -¿Cuál será el precio si se deja a la SGAE implosionar? -Antes o después aparecerá una alternativa a la SGAE, no tan independiente, ni tan dependiente de los intereses de un sector de usuarios como las cadenas. Y tardará años en consolidarse. ¿Cómo puede evitarlo la SGAE.? Haciendo las cosas bien. Estatutos, elecciones y órganos de gobierno con gente preparada, que represente intereses distintos y no tan al hilo de Atresmedia o Mediaset o de quien sea. Solo se necesita la catarsis. Manejar bien la comunicación, rectificar los errores uno por uno y lo más importante: hay que restablecer el diálogo con quienes nos tutelan: el Ministerio, la Cisac y la UE.
  4. Tras meses de rumores, Alma Cortés, hija de Raquel Bollo, confirmaba esta misma semana que está embarazada de su primer hijo. Con tan solo 19 años, la joven influencer confesó que estuvo en «shock» tras enterarse y que la primera reacción de su familia no fue buena. «La noticia fue muy chocante, yo no me la esperaba y si yo no me la esperaba, imaginaros mi familia. Al final es algo normal que pasa dentro de todas las familias pero no dejo de ser una niña que tiene 19 años, estudiante y muy currante», contaba en un vídeo de su canal de «Mtmad». Raquel Bollo, por su parte, nunca negó el embarazo pero instó a sus compañeros a dejar de hablar de la vida privada de su hija, y aseguró que si algún día había algo que contar, sería su hija quien lo hiciera. De hecho, nada más hacerse pública la noticia, la colaboradora decidía, por fin, romper su silencio sobre los últimos meses. «Yo veía la otra parte, que es joven y que a lo mejor no es consciente. Como madre me toca criarlos, educarlos y aconsejarlos. Decirles lo bueno y lo malo. Sinceramente no me apetecía que con 19 años tuviera esa responsabilidad, yo estaré en todo lo que pueda, pero es una decisión suya», contaba en «Sálvame», donde también confesó que en un primer momento había sido «un disgusto». Pero Alma ya tiene la vista puesta en el futuro y asegura que ahora está muy feliz. Así lo ha demostrado en su última publicación de Instagram, en la que ha compartido tres instantáneas en las que muestra, por primera vez, su tripita de embarazada. Y es que la hija de la colaboradora contó que, al estar muy delgada, no se le había notado hasta ahora cuando, de la mano de su novio, posa con un espectacular vestido rojo ceñido en una boda. «Quiero estar solo entre tus manos, mi alma en ti descansa. Mi lunes tenia que comenzar compartiendo momentos de esta boda tan maravillosa y emocionante que mi @lolamolina.m y #diego nos hicieron vivir. Simplemente agradecer todos y cada uno de los detalles y, sobe todo, gracias por transmitir que solo con esa clase de amor y de pureza se llegan a vivir esos momentos, que el señor bendiga tu matrimonio y lo siga llenando de amor», escribe junto a las instantáneas.
  5. Los paraísos fiscales unen mucho a las familias que pueden disfrutarlos. Laeticia, la viuda de Johnny Hallyday, «tiende la mano» a los hijos de distintas madres de su difunto esposo, para evitar que se envenene la polémica que los enfrenta sobre la tumba y la millonaria herencia del antiguo «ídolo de los jóvenes» franceses. Johnny Hallyday falleció el 2017 y está enterrado en Saint-Barthélemy, una diminuta isla descubierta en el Caribe por Cristobal Colón, que terminó convirtiéndose en un privilegiado paraíso fiscal, integrado administrativamente en las Antillas francesas. Consagrado como «héroe nacional» por Emmanuel Macron, Johnny Hallyday residía en Saint-Barthélemy (St.-Barth, en la jerga del turismo cosmopolita) por razones fiscales, intentando «optimizar» sus ingresos, evitando pagar lo menos posible en su patria, Francia. Según su viuda, el cantante había deseado ser enterrado en Saint-Barthélemy, «un lugar de paz y tranquilidad». Esa última voluntad fue respetada. Y los restos mortales del cantante reposan en el cementerio marino de Lorient, en la isla de su residencia fiscal. Laeticia Hallyday y dos de los hijos y herederos de Johnny, David Hallyday y Laura Smet, llevan dos años disputándose el reparto de una herencia millonaria. Esa disputa tomó rumbos más agrios cuando comenzaron a publicarse noticias sobre una aparente «nueva vida» (sentimental) de la viuda, acompañada de sus hijos adoptivos. Johnny Hallyday y su mujer Laeticia - AFP Los enfrentamientos continuaron agravándose cuando los hijos se enteraron que su madre política había decidido exhumar los restos de Johnny para trasladarlos «proximamente» a una tumba familiar, construida con aparente sigilo. Laura Smet lanzó una operación judicial urgente y triunfante: consiguió que la exhumación fuese paralizada. La viuda ha respondido «tendiendo la mano» a sus rivales e hijos políticos: prometiendo públicamente que serán «asociados» a la futura exhumación, invitándolos a «participar» en todas las «operaciones» del traslado de los restos mortales del cantante de una tumba «pública» a una tumba «privada». Las «comadres» parisinas especializadas en estos asuntos estiman que se trata de un «gesto» que pudiera culminar con una hipotética reconciliación de los herederos, siempre enfrentados por la gestión definitiva de un patrimonio póstumo francamente considerable, evidentemente asociado a la residencia de Johnny Hallyday en el fabuloso paraíso fiscal de Saint-Barthélemy / St.-Barth. Laeticia Hallyday está «rehaciendo» su vida en California, en Los Ángeles, donde su esposo tenía otra residencia, muy alejada de su patria natal, que tanto lo quería. Laura Smet sí vive en Francia. David Hallyday oscila entre varios domicilios. El paraíso fiscal de St.-Barth quizá unir en cierta medida los intereses familiares de los herederos.
  6. El pasado mes de marzo Jorge Javier Vazquez sufría un ictus que hizo saltar las alarmas entre sus familiares, amigos y compañeros. El presentador empezó a encontrarse mal durante un viaje a Marruecos y cuando regresó a España los dolores de cabeza comenzaron a ser muy fuertes. Fue entonces cuando acudió al hospital, donde tuvo que ser intervenido de urgencia. Jorge Javier ya ha vuelto a la normalidad y, siempre siguiendo las pautas de profesionales, se reincorporó al trabajo, aunque tuvo que dejar atrás una de sus grandes pasiones: el teatro. Sin embargo, los últimos días han salido a la luz unas informaciones que señalaban que el presentador habría sufrido un problema a causa del ictus que tenía muy preocupado a su entorno. El televisivo se mostró contundente ayer en «Sálvame» y desmintió a la persona que desveló la información, además de asegurar que tomaría medidas legales en su contra. No obstante, Vázquez sí reconoció que en a última revisión encontraron algo que no está del todo bien, y que lo había mantenido en secreto porque «no sabía qué iba a a hacer». El presentador contó que de los dos «stents» que le pusieron después de sufrir el ictus, «hay uno de ellos que tiene un estrechamiento muy leve, de menos de un 15%» y que para solventarlo tendrían que «colocar otro stent o colocar una bolita para abrirlo un poquito más, pero sin más complicaciones». Así, a pesar de que cabría la posibilidad de que tuviera que pasar de nuevo por quirófano, todo dependerá de los resultados definitivos. «No sé aún si me tengo que operar [...] Poca gravedad deben haberme visto cuando la siguiente cita la tengo para un mes y pico más tarde», sentenciaba visiblemente enfadado.
  7. A mesa y mantel. Con o sin estrellas Michelin. Sobre la barra de un bar. En la tasca, la bodega, tal vez en el puesto de un mercado. Los sabores de Madrid –los propios y los que ha importado desde cada rincón del planeta– escriben diariamente su historia. Los de la cotidianidad de la popular Casa Dani –en el mercado de La Paz– o los de las celebraciones en establecimientos históricos como Horcher. La gastronomía es una parte intrínseca de la región que, desde hace más de una década, se esfuerza por estar en el lugar destacado que merece. Un objetivo que llevó a la Academia Madrileña de Gastronomía a crear los premios que ayer celebraron su IV edición en la Real Casa de Correos, sede de la Comunidad de Madrid, con un sentido homenaje a la chef Carmen Moragrega, fallecida el pasado martes en un accidente de tráfico. Los galardones, que suponen un reconocimiento al trabajo en todos los ámbitos del sector –profesionales, pero también amantes del buen comer e instituciones–, están divididos en varias categorías que deciden 50 miembros de la academia que preside Luis Suárez de Lezo. Junto con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y con el televisivo chef Pepe Rodríguez –del restaurante El Bohío, una estrella Michelin–, presentó una gala en la que el premio a «Toda una vida» recayó en Custodio Zamarra, artífice de uno de los proyectos gastronómicos más emblemáticos de la capital: Zalacaín. La figura de este sumiller es inseparable de la historia de este restaurante, el primero de España que logró entrar en el olimpo de las tres estrellas de la guía roja. Otro histórico, el más que centenario Café Gijón –fundado en 1888– recibió una mención honorífica en la figura de uno de sus más célebres propietarios: Gregorio Escamilla. Goyo, así le llamaban sus clientes, falleció el pasado mes de febrero dejando huérfano de su hospitalidad al café literario por antonomasia de Madrid. Recogió el reconocimiento su hijo. La Academia puso en valor el «alma» de bares de la capital como el ya mencionado Casa Dani. Además de servir tortilla –plato sagrado para sus clientes junto con su alabado menú que registra colas diarias– este rincón de un mercado de abastos es un ejemplo de trabajo y saber hacer que ayer representó su cocinera, Lola Cuerda. Sin los platos castizos, la gastronomía estaría vacía de tradición. Entre quienes la defienden diariamente delante de los fogones está Manuel Mínguez, de Charolés. El cocido que sirve en su restaurante, en San Lorenzo del Escorial, fue reconocido ayer como uno de los mejores de la región. Los premios no se olvidaron de la importante tradición repostera de Madrid. Los 160 años de historia de El Riojano, sin moverse de la calle Mayor, son la mejor carta de presentación de la pastelería que fundó el pastelero personal de la Reina María Cristina en 1855. La confitería recibió ayer otro de los galardones en la categoría más dulce. La elegancia y la profesionalidad de la que Horcher ha hecho gala, desde su fundación en 1943, forma parte de la historia de la capital y de una forma hedonista y lujosa de entender la cocina. La Academia Madrileña de Gastronomía alabó ayer su filosofía con su «Premio al restaurante» que subió a recoger Elisabeth Horcher. La sala de DiverXo La sala, gran olvidada durante mucho tiempo, ocupa un espacio destacado en estos galardones. Marta Campillo representa, a ojos de los académicos, todo lo bueno que debe suceder en ella y por ello fue galardonada. A sus 25 años dirige la del único tres estrellas Michelin de Madrid: DiverXo. Dabiz Muñoz, junto con la presidenta Isabel Diaz Ayuso, Marta Campillo, que recibió el premio a la mejor sala por su labor en DiverXo, y Luis Suárez de Lezo, presidente de la Academia Madrileña de Gastronomía. - Maya Balanyà El premio «Bares y Tragos», dedicado al noble arte de la coctelería, recayó en esta IV edición en las manos de Carlos Moreno, de Catarsis. Por su parte, Mario Villalón recogió el premio «Vinos y Licores» por potenciar la cultura enológica desde Angelita Madrid. La cocina internacional, en este caso la asiática de Nakeima, obtuvo ayer también el reconocimiento de la Academia Madrileña de Gastronomía seis años después de su puesta en marcha. Recibió el premio Gonzalo García. Acompañando a los profesionales y productores de la región que acudieron ayer a la gala estuvo la consejera de Medio Ambiente, Paloma Martín. Los hermanos Jiménez Barbero fueron premiados por sus carnes. El premio al proyecto innovador se lo llevó el Centro de Innovación Gastronómica del Imidra.
  8. Los polémicos tuits con los que Rommy Arce cargó contra la Policía tras los disturbios de Lavapiés de marzo del año pasado tienen ahora sus consecuencias. La exconcejal de Ahora Madrid se sentará en el banquillo con otros cinco acusados por un presunto delito de injurias a los Cuerpos y Fuerzas de seguridad. Así, la que fuera edil de Manuela Carmena se enfrenta a las condenas solicitadas por la Fiscalía y las cuatro acusaciones populares, encabezadas por la querella de la Asociación de Policía Municipal Unificada, a la que se unieron los sindicatos CPPM, CSIT-Unión Profesional y PLA. Mientras el fiscal pide una multa de 5.769 euros (12 euros diarios durante 16 meses) para Arce y el portavoz del autodenominado «sindicato de manteros y lateros», Malick Gueye, la acusación popular solicita para ambos más de 12.600 euros (30 euros diarios durante 18 meses, además de las costas procesales). El resto de encausados, el periodista Alfonso Loaiza, Asunción Gómez y Joan Manguez, también por responsabilizar al cuerpo policial de la muerte del senegalés, encaran penas similares, aunque ninguna tan elevada como la solicitada por la Fiscalía para Arce y Gueye. Multas de hasta 18 meses Como recoge el auto de la juez María Dolores Baeza Trujillo, al que ha tenido acceso ABC, el fiscal imputa a la exedil de un delito de injurias a Cuerpos y Fuerzas de seguridad, tipificado en el artículo 504.2 del Código Penal, que recoge multas que pueden llegar hasta los 18 meses. Por su parte, las acusaciones populares, además de incidir en el delito anterior, también contemplan un delito de injurias graves divulgadas con publicidad, tipificado en el artículo 209, cuya sanción asciende a 14 meses. Además, a los encausados también se les reclamará las costas procesales.
  9. Los distritos de Vicálvaro y Villaverde acumulan varios vertederos ilegales, según denunció ayer el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Pepu Hernández. Esta «proliferación de escombreras» se está produciendo, sobre todo, «en el sur de Madrid», y a su juicio el problema se produce por la «dejación de funciones clara» de los Gobiernos municipal y regional. Hernández visitó ayer algunas de estas zonas, y tras comprobar in situ su situación, ha instado al Gobierno de Martínez-Almeida a actuar «inmediatamente» para garantizar la «limpieza» y la «reforestación» de estas zonas. Pepu Hernández, a quien acompañaron en su visita los concejales socialistas Ramón Silva y Alfredo González, considera que son necesarios más puntos limpios en la ciudad, especialmente en los cinco distritos que aún no cuentan con este tipo de equipamientos, que consideran «imprescindibles y necesarios». Y ha insistido en que estos problemas se reproducen siempre «en los mismos distritos», en cuyas cunetas y zonas verdes se acumulan «neumáticos, sanitarios y restos de muebles».
  10. Los gritos de dos adolescentes despertaron este lunes a los vecinos del número 14 de la calle de Lisboa, en el barrio de la Fortuna de Leganés. «¡Mi mamá, mi mamá!», escucharon antes de las siete de la mañana. Los llantos provenían del ático A. En el interior, un marroquí de 30 años retuvo durante cinco horas a la que hasta hace días había sido su pareja, O. M. S, española de 45 años. «Te voy a matar», le dijo él en repetidas ocasiones. Ella solo pedía que, por favor, dejase libres a sus hijos. La discusión, según aseguran los testigos, comenzó en el garaje. Allí, el agresor se topó con un amigo de la familia que estaba en la vivienda con la mujer y los menores. Lo amenazó con un cuchillo y con un arma de fuego, que resultó ser simulada. El hombre pudo escapar, pero no los adolescentes y la mujer. A ella la encerró en una habitación del ático. Lo mismo hizo con los chiquillos, a los que dejó libres dos horas después de que comenzase el terrible episodio. En algunas zonas comunes del edificio, los agentes encontraron sangre que, finalmente, resultó ser del detenido. «Hace una semana que las peleas se volvieron continuas. Día sí y día también escuchábamos gritos», afirman algunos residentes. Según su relato, la mujer habría puesto punto y final a la relación que mantenía con el magrebí y habría empezado a quedar con otro hombre. La Policía considera que se trata de un nuevo caso de violencia machista e investiga si el agresor actuó movido por los celos al no querer aceptar la decisión de la víctima. No constaban denuncias previas por violencia de género, indicaron fuentes policiales. Los primeros en llegar ayer al inmueble fueron los agentes de la comisaría de Leganés. Intentaron contener la situación y hacer entrar en razón al hombre. Debido a su agresividad, hasta el lugar de los hechos se desplazaron hasta quince agentes del Grupo Especial de Operaciones (GEO), así como cuatro negociadores de la Policía Nacional, que consiguieron que alrededor de las nueve de la mañana dejase marchar a los niños, hijos de una anterior relación de la mujer. Los dos, aunque se encontraban ilesos, tuvieron que ser atendidos por psicólogos del Summa. A pesar de la charla con los negociadores, el agresor no depuso en su actitud. Tal fue la violencia, que la Policía Nacional no dejó a nadie entrar y salir del inmueble durante cinco horas y exigió al resto de residentes que permaneciesen dentro de las viviendas. Los GEO se colocaron en diversos puntos del edificio, como el patio interior y la terraza del ático, preparados para actuar si el agresor llevaba a cabo sus amenazas. «Son bastante conflictivos. Ella trabajó en una inmobiliaria, pero ahora debía estar en el paro.La veíamos siempre paseando al perro en el parque de enfrente y, de vez en cuando, con una litrona en la mano», señalaron los vecinos. Entrada de los GEO Los GEO entraron a la vivienda pasado el mediodía, tras rebajar la tensión y la violencia del agresor. En el interior, lo redujeron y detuvieron. Presentaba cortes superficiales en la mano izquierda, posiblemente de empuñar el arma. Tanto el cuchillo como la pistola fueron decomisados. El secuestrador fue trasladado a la comisaría de Leganés, acusado de secuestro, lesiones y amenazas. Fuentes policiales detallaron que cuenta con antecedentes por delitos de lesiones y robo con violencia, en 2015. La mujer fue atendida por una crisis de ansiedad y tenía contusiones en el tórax y una posible fractura de la muñeca izquierda. Fue trasladada al Hospital Universitario Fundación Alcorcón para una valoración a fondo.
Spanish Afrikaans Arabic Catalan Chinese (Traditional) English French Galician German Greek Hebrew Hindi Icelandic Irish Italian Japanese Portuguese Serbian

Plan de Consumo de Frutas en las Escuelas

Plan consumo fruta y verdura en las escuelas

Dónde estamos

De interés

Recomendamos

Imágenes al azar

RAYUELA

rayuela2

¿Quén está en línea?

Hay 203 invitados y ningún miembro en línea

Estadística

0134273
Hoy
Ayer
Esta semana
Semana pasada
Este mes
Mes pasado
Todos los días
16
192
355
1247
2602
5932
134273

Pronóstico para hoy
216


Your IP:35.175.191.168